Gastos al irse a estudiar fisioterapia al extranjero

Fisioterapia es una de las carreras más demandadas en la rama de ciencias de la salud, es por ello que para acceder muchos estudiantes se ven obligados a estudiar fuera.

 

En Madrid, la nota de corte de fisioterapia en la Universidad Complutense de Madrid es de un 11,35 de 14 mientras que en la Universidad Rey Juan Carlos se ha quedado en un 10,861en esta última convocatoria. La Universidad de Extremadura ostenta la calificación de ingreso más alta, un 12,221. Solo carreras sanitarias como Medicina, Biotecnología o Odontología le superan en esta nota de acceso. 

Fisioterapia se imparte prácticamente en todas las ciudades de España. Además de la mencionada Madrid, en la Autónoma de Barcelona, en la Universidad de Zaragoza, Sevilla, País Vasco, Santander, entre otras muchas, puedes estudiar esta titulación. De ahí que los estudiantes juegan con las notas de cortes y se planteen salir a otra ciudad para formarse en la profesión de sus sueños. 


Con la implantación del Plan Bolonia, la carrera está dividida en 240 créditos, en cuatros años académicos. Como en muchas otras carreras, el plan de estudios se divide en dos primeros años de asignaturas más teóricas y generales (anatomía, biología, bioquímica, fisiopatología) para en los siguientes pasar a la parte más práctica: fisioterapia en especialidades químicas y la formación en centros de trabajo. 


¿Qué tengo que pagar al estudiar fuera fisioterapia?

 

Si no te organizas, salir a estudiar fisioterapia fuera no es tan barato como parece. Además de la compra de materiales, libros especializados en fisioterapia, hay que sumar los gastos del piso: comida, gas, electricidad. Para esto último, lo mejor es comparar y consultar los precios de la luz, las tarifas (normal o por discriminación horaria) y la potencia de suministro para ver cuál se ajusta a tus necesidades. 

De igual manera, si te mudas a Madrid o Andalucía has de saber que los costes de la electricidad no son los mismos en todas las comunidades. Dependen de la cantidad de suministro, de la potencia, si te riges por el mercado regulado (precios fijados por el Gobierno) o por el libre (los marca la comercializadora) o si hay que pagar el IVA o el IGIC (impuesto de Canarias). 

Lo mismo sucede cuando alquilas un piso en un edificio de nueva construcción y tienes que dar de alta la luz. De esta manera, si ya estás pensando en irte a estudiar fisioterapia fuera y tienes que dar acceso al suministro eléctrico, consulta este enlace e infórmate. 

© 2018 de Fernando Almendro Dorado. Creado con Wix.com